Orientación vocacional desde niños

1344026_460

 

Cada persona es única y desde que nace tiene una forma diferente de asimilar  las experiencias, muestra un comportamiento distinto y tiene una manera singular  de reaccionar  frente a los estímulos.

Desde la más tierna infancia cada niño va expresando su modo de ser, sus gustos y sus preferencias; se relaciona  selectivamente y aprende de sus experiencias, identificándose con las personas  significativas de su entorno.

Las diferencias individuales se pueden observar entre hermanos, que aunque  hayan sido criados de la misma manera son completamente distintos; porque cada  uno de ellos se ha identificado en forma selectiva con quienes comparten su  vida; de manera que sólo integran los rasgos de personalidad que les agradan y  no incorporan los que les desagradan.

Los padres deberían ser los primeros orientadores vocacionales,  detectando tanto las habilidades particulares como las aptitudes e intereses de  sus hijos, y propiciando el desarrollo de sus facultades especiales.

La infancia es el mejor momento para descubrir vocaciones, porque un niño aún  no está contaminado por la cultura ni ha desarrollado prejuicios que lo  confundan.

El esquema corporal y la personalidad son dos indicadores  importantes que contribuyen a la orientación vocacional desde la infancia, así  como también el poder  darse cuenta de cuáles son las experiencias que los hacen más  felices.

El juego  muestra los intereses de un niño.  Aunque los juguetes suelen diferenciarse por  sexo y por lo general son comunes a todos los chicos; es evidente que los niños  seleccionan aquellos con los que les gusta jugar, descartando los que no les  interesan y cuando juegan con ellos los emplean de distinta  manera.

Los chicos que rompen sus juguetes, generalmente para ver que hay  adentro, son curiosos y están demostrando una tendencia hacia la investigación y  las tareas manuales.  Otros niños los cuidan con esmero y llegan a conservarlos  hasta que son mayores.  En este caso es evidente que se trata  de personas que pueden destacarse en tareas minuciosas, que exigen cuidado con  los detalles como cualquier tarea científica o técnica que requiera  precisión.

El juego es el aprendizaje de la vida, es el ensayo necesario para la vida  adulta que muestra de una manera clara y sencilla la inclinación de una persona  y sólo necesita dedicarle tiempo a la observación.

Incentivar el juego es también recomendable, como también es  estimulante proponer a los chicos crear sus propios juegos  con los materiales que ellos elijan.

No se trata de comprar juguetes caros, porque los niños tienen una gran  capacidad simbólica y para ellos un bollo de trapos se puede convertir en una  pelota, una lata en un instrumento de percusión o unos fideos en cuentas para un  collar.

Los disfraces son también indicadores vocacionales, porque los niños también  eligen de qué se quieren disfrazar y esa elección tampoco es casual.

Desde el jardín de infantes se deberían registrar los indicadores  vocacionales de cada niño en función a las elecciones que hacen, los rincones  que seleccionan para jugar y la forma en que se relacionan con los demás.

Fuente: La Guía Psicología

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo 1 a 5 años, 12 a más años, 6 a 12 años

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s