Archivo mensual: agosto 2012

El teatro y su importancia en los niños

Los adultos (sobretodo docentes) deben  tomar  en cuenta y a crear consciencia de la importancia del teatro como instrumento didáctico, pues las piezas teatrales, ayudan a grabar en la mente ideas y pensamientos de modo inolvidable.

El juego, la dramatización, la música y las canciones constituyen la actividad principal del desarrollo en la edad escolar. Las obras infantiles estimulan la creación, el arte y la cultura, además del desarrollo de la personalidad, la confianza y la seguridad en los niños.

La formación de valores en estas edades ha de organizarse de manera lúdica y en la propia actividad, por lo que las obras dirigidas al público infantil han de servir al fin de que éstos integren los valores sociales y morales.

Es importante explotar al máximo todos los recursos lúdicos elaborados expresamente para el aprestamiento dramático; mejor aún, estos módulos lúdicos deben de estar clasificados acorde al o los objetivos que queremos alcanzar. Hace mucha falta contar con profesores ludences que permitan hacer de los juegos un gran puente para el inicio del aprendizaje teatral tanto en niños como en jóvenes.

¿Por qué no explotamos con mayor contundencia los juegos en el aprendizaje teatral? Tenemos que enseñar la Expresión Corporal, bien. Utilicemos loe juegos y la música. Tenemos que trabajar los roles, bueno utilicemos los juegos. Queremos cautivar a los niños y jóvenes a través del teatro.Ahí están los juegos. Queremos desarrollar la creatividad en los niños y jóvenes. Bienvenidos los juegos. Abarcar esta gran posibilidad requiere de un serio trabajo por parte del docente. Si los alumnos son más pequeños, mayor responsabilidad aún.

Fuente: Cultura y arte con los niños

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 0 a 3 meses, 1 a 5 años, 12 a más años, 3 a 6 meses, 6 a 12 años, 6 a 9 meses, 9 a 12 meses

Preguntas frecuentes cuándo un bebé llora

Los padres que recién tienen su primer hijo no cuentan con la suficiente experiencia para saber todo lo relacionado a los niños. Existen varios momentos de desesperación cuándo un niño no para de llorar, ya sea por algún dolor o molestia. Para ello, les brindamos una lista de preguntas que les pueden ayudar en el acto sobre el llanto de su primer hijo.

¿El bebé tiene hambre? ¿Cuándo fue su última comida?

¿El bebé podría estar cansado? ¿Cuándo fue su última siesta?

¿La ropa es acorde con la temperatura del ambiente? Observa su aspecto: podría tener mucho calor  o mucho frío. En este último caso podría ser por fiebre.

¿El llanto se acompaña de movimiento de sus piernas, como retorciéndose? ¿Hay  períodos de silencio seguidos de un grito alto? Presta atención a la tensión en su vientre, es posible que sufra de gases, cólicos o estreñimiento.

¿La ropa estará molestando? Revisa y descarta elementos punzantes, piernas o brazos apoyados en botones, puntillas que molesten, alguna prenda de ropa demasiado ajustada que le moleste. Sin dudas, busca un sitio de temperatura agradable y desvístelo por completo.

¿El bebé está limpio?

¿Cuánto hace que no cambias sus pañales?

¿Estará aburrido?

Mencionar a los padres que deben estar atentos si es que no aparece ninguno de estos problemas, tal vez sea una emergencia. Lo mejor es llevarlo a un pediatra para que lo revise a detalle.

Deja un comentario

Archivado bajo 0 a 3 meses, 3 a 6 meses, 6 a 9 meses, 9 a 12 meses

La correcta alimentación del niño en la etapa escolar

Según  la Dra. Rosisella Puglisi, nutricionista – Dietista y Especialista en Nutrición Clínica – Obesidad:

La edad escolar (de 7 a 12 años) es un período de la vida caracterizado por un consumo energético elevado, al punto que el requerimiento calórico es bastante alto. La alimentación durante todo este período debe ser abundante y variada, conformada por los alimentos de los tres grupos básicos, para asegurar la satisfacción de los requerimientos de energía y nutrientes.

Nivel de calorías que deben ingerir los niños según edad y sexo:

Niños de: 7 – 9 años: 1900 Kcal, Varones de 10 – 12 años:     2100 Kcal   Hembras de 10 – 12 años: 1900 Kcal En promedio de los tres grupos es: 1967 Kcal.

Los alimentos que se les suministran deberán aportar nutrientes y calorías, con relación al grupo de alimentos ricos en proteínas de origen animal, ofrecerles diferentes opciones: huevos en diferentes preparaciones, como sustituto de la carne. Asimismo queso y yogurt.

En el niño de edad escolar debe ser estimulado al consumo de leche, en cualquiera de sus formas ( liquida, en sopas, en cremas, natillas o postres). Asimismo se debe propiciar el consumo de queso, frutas, legumbres cocidas y crudas. La Carne debe estar preparada preferiblemente en trocitos, para que el niño aprenda a masticar y a conocer diversos sabores.

También dentro de este período necesita consumir alimentos de origen vegetal, espinacas, auyama, acelga, remolacha zanahoria, por su alto contenido en vitaminas y minerales y que pueden ser preparados en forma de guisos, puré, tortas, croquetas, o ensaladas.  Igualmente deben consumir otros vegetales, como las leguminosas, los cereales y los tubérculos para satisfacer sus necesidades energéticas.

Los azúcares y las grasas serán utilizados como complementos o aderezos en la preparación de los alimentos. Los platos ofrecidos al niño deben ser presentados de manera sencilla, agradable a la vista y en pocas cantidades. Así variará su patrón alimenticio progresivamente.

Es importante destacar que esta edad es básica para establecer buenos hábitos alimenticios, los cuales dependerán fundamentalmente de la actitud y de los conocimientos que tengan la madre o persona que permanezca más tiempo con él niño. La persona encargada de su alimentación; debe saber elegir alimentos de alto valor nutritivo y bajo costo así como conocer la mejor manera de prepararlos.

Esto ayudará a la prevención de las enfermedades;  tanto por los efectos negativos que produce el déficit nutricional, como por las consecuencias del exceso (obesidad). Esta se encuentra asociada con otras enfermedades a largo plazo (degenerativas), que constituyen causas de altos índices de mortalidad, como son las afecciones cardiovasculares, la hipertensión arterial, enfermedades renales, la arterioesclerosis, la diabetes y otras. Dichas enfermedades están relacionadas con la ingestión excesiva de alimentos ricos en nutrientes específicos tales como: grasas, carbohidratos o proteínas de origen animal

Según Marijo Torres, Lic. en Nutrición:

Al comenzar el colegio el niño tendrá una actividad intelectual importante, el cerebro demanda alrededor del 20 % de la energía que utiliza el resto del organismo, la misma la obtendrá principalmente de los Hidratos de Carbono provenientes de la dieta, aportados por cereales, frutas y vegetales, mayoritariamente. Además deberá mantener sus huesos y dientes bien nutridos, por lo que necesitará vitaminas como vit. D,C,A,K y minerales como Calcio, Magnesio, Fluir, entre otros.

Para evitar enfermedades como la anemia deberá consumir alimentos que lo proveen de hierro  y alimentos  proteicos, para el desarrollo y crecimiento general.

Tendrán también que mantenerse hidratados, ya que un 50-60 % de su cuerpo está compuesto por agua y es fundamental en la detoxificación y los procesos metabólicos.

Se necesitan 40 vitaminas, además de minerales, hidratos de Carbono, Proteínas y Grasas, y NO HAY UN SOLO ALIMENTO que pueda aportarlos todos! Para ello… la alimentación debe ser variada, completa, adecuada y armónica.

Desayuno

Después de dormir el cuerpo necesita energía para emprender el día, debe constar de una porción de lácteos: queso, leche o yogur, preferentemente descremados, una porción de cereales: pan, galletitas o cereales en copos o granos o semillas y fruta: cortada, en jugo, puré, ensalada etc.

Una buena opción puede ser  arroz con leche, o panqueques con mermelada y jugo de fruta, según los gustos del niño, también es beneficioso el consumo de una pequeña cantidad de frutas secas (almendras, nueces, avellanas, castañas, piñones)

El almuerzo

Puede ser que esta sea para muchos niños la comida principal, por tal motivo es recomendable que contenga una porción mediana de carne: pescado, cordero, vaca, pollo etc., eligiendo cortes con poca grasa.

Una porción de vegetales cocidos y otra de vegetales crudos, de variados colores, aquí hay que agudizar la imaginación, especialmente en niños que no tienen el hábito, ofrecerlos en forma de budines, tortillas, tartas, empanadas, en relleno de pastas y carnes, croquetas, etc.

Fruta: al horno, en compota, cruda, sin pelar, pelada, cortadita, merengada, macedonia(con gelatina) etc., también hay que encontrar el modo para que se acostumbre a comerla.

Bebidas: agua, puede ser jugo de fruta o la bebida que le guste, evitando el consumo elevado de gaseosas.

La merienda o  lonche

En la merienda podemos ofrecer un vaso de leche con cacao, un sándwich de queso o pan , galletitas, tostadas con  mermelada y manteca, ya que contiene vitamina A, si el niño está excedido de peso la podemos reemplazar por margarina untable Light o queso blanco “0” grasa (siempre que notemos que el niño está “gordito” o “flaquito” será conveniente concurrir al lic. en nutrición, que es el profesional que nos sabrá orientar y asesorar al respecto), frutas, o yogurt con cereal o algún postrecito  lácteo, según los gustos.

Generalmente llegan del colegio y/o se disponen a realizar algún deporte, por lo cual es importante “recargar” energías y la merienda debe contemplarlo.

En la cena

 Aquí hay que tener en cuenta lo que comió en el almuerzo.

Lo más indicado es un plato de cereales, (arroz, pastas frescas o secas, polenta, etc.) al que se le pueden agregar  legumbres (arvejas secas, lentejas, porotos de soja, etc.)

Fuente: En Plenitud.com / Hola Mujeres

Deja un comentario

Archivado bajo 6 a 12 años

Algunas sugerencias para ayudar al niño a dejar el pañal

Los padres siempre se preguntan cuándo es el momento indicado para que el niño abandone el pañal. Algunos prueban métodos incorrectos para que el pequeño cumpla este momento, lo cual perturba y molesta a la criatura.

Los especialistas recomiendan no forzar al pequeño para resolver esta etapa, el progenitor debe intuir el instante correcto por ejemplo cuando el niño tiene la amplitud de controlar esfínteres. Pero, el padre puede aplicar algunos ejercicios para que el niño se acostumbre a estar sin pañal.  A continuación, les dejamos algunas sugerencias a los padres:

  • Los padres deben adoptar una postura de paciencia, ya que al niño siempre se le va a escapar el pis de vez en cuando.
  • Los factores emocionales perjudican al pequeño a abandonar el pañal como el divorcio, la mudanza, cambios significativos, entre otros.
  • Cuando el niño se despierte trasladarlo al baño, igual en cada siesta hasta que el pequeño aprenda a pedir solito. El hecho de anunciar es un gran paso para el niño.
  • El niño también puede estar sin pañal durante unas horas, sin olvidar un orinal para eludir contratiempos. También, los padres pueden aplicar este método los fines de semana para que el niño aprenda a contener durante más horas.
  • Utiliza los estímulos positivos para crear una ilusión de estrenar una prenda por ejemplo comprar un calzoncillo.
  • Los cuentos infantiles sobre este tema también son indicados para ayudar en este proceso.

Fuente: Bebés y más

 

Deja un comentario

Archivado bajo 1 a 5 años

Lo importante que son las vacunas en los niños

Vacunar a los niños en las etapas tempranas de la vida es una de las acciones más importantes que no debemos dejar de hacer. Estas han contribuido de manera  fundamental al bienestar de la población, su objetivo principal es erradicar la enfermedad o prevenir la enfermedad en las personas o en grupos de ellas.

Las vacunas son uno de  los amigos  más poderosos de los niños y las niñas en el mundo.

Dan protección personal, hacen que los niños o personas sean menos susceptibles a las infecciones y además favorecen que en el grupo donde conviven estos niños se controlen las enfermedades o  su diseminación.

Al vacunar, el cuerpo produce una respuesta que crea defensas  contra el agente que se aplica, así cuando el niño se expone a la enfermedad ya su cuerpo tiene elementos preparados a causa de la vacuna que reconocen al atacante y lo destruyen, logrando que  el niño no se enferme –por ejemplo si nuestro niño entra en contacto con otro niño enfermo  con varicela-

Las vacunas que existen atacan muchas enfermedades ahora como: sarampión (gracias que se vacuna a todos desde hace mucho tiempo no hay casos de sarmpión en el país), varicela, meningitis por bacterias como tuberculosis, neumococo y hemophilus  tipoB, paperas, polio, tosferina, tétano, difteria, gripe por virus influenza, entre otras.

La primera vacuna que recibe el recién nacido es el calostro o sea la primera leche que sale del pecho materno en las primeras horas después de nacer, este calostro al ser ingerido  cubre las paredes de la vía digestiva y se absorbe estimulando elementos de defensa en el niño. Se inicia el esquema de vacunas con la vacuna en el brazo para la tuberculosis y la primera dosis de hepatitis B. El esquema continua a los 2,4,6 meses y los refuerzos a los 15 meses, a los 4 y seis años. Además existen nuevas vacunas para los adolescentes , adultos y adulto mayor.

A veces la aplicación de las vacunas puede producir molestias en el sitio de la aplicación, en la cara anterior del muslo, pasajeras y malestar general como fiebre e irritabilidad en la mayoría de los casos. Son pocos los niños que tienen alguna reacción  más fuerte como convulsiones asociadas a la fiebre.

Lo usual es dar un medicamento que baje la fiebre y los síntomas como el acetaminofén en su presentación líquida y sin otros medicamentos agregados.No se debe usar acidoacetilsalicílico (Aspirina ) en los niños.

Es muy importante llevar el registro de las vacunas en el carné de salud del niño  pues orienta al personal de salud sobre la protección que este tien, por esto este documento tiene una importancia similar a nuestra cédula de identidad. Recordar que es requisito presentarlo para la matrícula en el centro educativo. Se debe cuidar con esmero.

Fuente: Niños Felices y Seguros

Deja un comentario

Archivado bajo 0 a 3 meses, 1 a 5 años, 12 a más años, 3 a 6 meses, 6 a 12 años, 6 a 9 meses, 9 a 12 meses

Algunos ejercicios para que el niño aprenda a gatear

Una parte fundamental en la etapa del bebé es aprender a gatear, para ello el niño debe haber pasado por varias fases como estirar, sentarse y rodar por su propia cuenta. En esta entrada te recomendamos unos ejercicios para que el pequeño pueda gatear.

La marcha en carro

En este ejercicio, los padres deben tener una caja grande de cartón y amarrarle una soga. Luego, introducir un cojín adentro y sentar al bebé, quien estará a gusto con el sitio. Al niño se le ofrece un objeto en forma de timón y se le pide que maneje, mientras cualquiera de los padres empuja con la cuerda. Las instrucciones  pueden estar acompañadas con una canción y cambio de velocidades.

Esta marcha en carro beneficia al niño a desenvolver la conciencia espacial.

¿A qué no lo agarras?

El bebé tiene que estar sentado sobre una frazada o manta frente a los padres. Después, extraer un elemento que le guste al niño a una distancia prudente. Luego, sacamos más objetos y los ponemos alejados de sus manos. El pequeños al pretender agarra los elementos, es probable que se incline hacia delante obteniendo una posición para gatear y recoger los objetos llamativos.

Este ejercicio ayuda a acrecentar la musculatura abdominal del niño y contribuye a desarrollar su atención.  

La carretilla

En esta situación, el niño debe estar boca abajo con las manos asentadas en el suelo, y el padre sosteniéndolo por las caderas. De esta manera, el progenitor tiene que bajar despacio hasta llegar a los pies. Después, el pequeño tiene que aguantar en un ángulo correcto, y escoger el momento ideal para balancearlo hacia adelante o atrás. Luego, al doblar las rodillas se le coloca en posición de gateo.

El juego de la carretilla se utiliza para los niños que les cuesta comenzar a gatear.

El pañuelo de mamá

El niño tiene que encontrarse boca arriba sobre una manta, y el padre o la madre a su lado de rodillas con un pañuelo de colores. Después, el trapito acercárselo a la cara, rozar las manos, la barriga y las piernas. Estas acciones causarán lo siguiente:

(a) Menos de tres meses: los movimientos del niño son desorganizados, sin embargo, los músculos de los ojos y cuello se desarrollaran por seguir el pañuelo.

(b) A los tres meses: los brazos del pequeño pretenderán alcanzar el trapito, los padres deben situar el pañuelito lo más cerca para felicitarlo cuando lo alcance.

(c) A los seis meses: el pequeño está apto para coger y utilizar el pañuelo, inclusive los padres pueden situar el trapito en los pies para que ejercite los abdominales.

Recordar a los padres de familia que algunos niños les cuesta más que a otros o no pueden gatear, para ello, hay que estimularlo para que realice esta acción sin llegar a obligarlo, paciencia.

Fuente: Ser Padres

Deja un comentario

Archivado bajo 0 a 3 meses, 3 a 6 meses, 6 a 9 meses, 9 a 12 meses

El interés de los niños por la televisión

Una investigación realizada por la fundación Kaiser Family Foundation revela algunos porcentajes sobre el interés de los niños por la televisión.

El análisis desarrollado en niños menores de dos años demuestra que un 43% contempla la televisión a diario. La encuesta muestra un 18% que miran videos o DVD todos los días. Además, un 74% de los pequeños  menores de cinco años han divisado televisión antes de los dos años.

La investigación realizada por la fundación también abarca a menores de seis años, donde muestra que los pequeños pasan casi dos horas al frente de la pantalla.

Otros números que presenta el análisis son: un 77% prende por sí solo la televisión, 71% pide sus videos favoritos, 67% pide ver programas en particular, 62% usa el control remoto para cambiar de canal y 71% pide sus videos favoritos.

En los últimos años, los niños y la televisión muestran una regla en casa, pero depende de la responsabilidad de los padres de familia cuánta y qué programas de televisión son los idóneos para los pequeños.

Fuente: PBS parents

Deja un comentario

Archivado bajo 1 a 5 años, 3 a 6 meses, 6 a 9 meses, 9 a 12 meses