Cómo reconocer una buena guardería

guarderia

Elegir una guardería significa hacer muchas preguntas y ser observador. Utiliza esta lista para encontrar uno que cumpla con unos requisitos mínimos indispensables.

Buena reputación

Una buena guardería debe ofrecer un ambiente acogedor y sus empleados deben tener una actitud paciente y comprensiva con los pequeños. Acude al centro a la hora de salida de los niños, por la tarde, y pregunta a los papás que están recogiendo a sus niños qué opinan. Tu primera impresión es importante y cuenta mucho. Si otros papás que tienen a sus hijos inscritos en ese centro no muestran demasiado entusiasmo, lo más probable es que a ti tampoco te guste.

Buena organización

• Es importante que el centro sea flexible y te permita dejar y recoger a tus hijos a diferentes horas, pero debe tener también normas muy claras sobre su funcionamiento, desde qué horas está abierto hasta cuáles son sus planes de emergencia.

• Averigua qué enfermedades te obligarán a dejar a tu niño en casa y durante cuánto tiempo. Una normativa muy estricta respecto a las enfermedades puede ser incómoda, pero evita contagios. Un buen centro requiere que tanto el personal adulto como los niños estén vacunados y se sometan a revisiones médicas regulares.

• Una buena guardería te invitará a formar parte del centro, ya sea ayudando con actividades o acompañando a los niños en salidas y excursiones. Si el centro no tiene una política de puertas abiertas y no anima a los padres a presentarse sin aviso, es probable que tenga algo que ocultar, así que es mejor que descartes esa opción.

Actividades estimulantes y adecuadas según la edad

Las mejores guarderías tienen horarios estructurados que incluyen mucho tiempo para actividades físicas, momentos para que los niños se relajen (incluyendo sesiones diarias en grupo e individuales), programas de grupo, actividades individuales, comidas, tentempiés y tiempo libre. La televisión y los videos deberían tener poca cabida en ese horario. Si los videos son parte de las actividades, asegúrate que son apropiados para la edad de los pequeños y algo educativos, como enseñar sobre otras culturas, el cuidado de los animales, etc. Un buen programa debe estimular el desarrollo de tu hijo y hacer tu vida diaria más fácil.

Busca un centro que ofrezca una amplia variedad de juguetes que sean adecuados para la edad de tu niño, estimulen su desarrollo y lo ayuden a ser creativo, induciendo el juego imaginativo a medida que crezca.

Empleados capacitados y motivados

Una de las ventajas que las guarderías tienen sobre las niñeras y las personas que ofrecen cuidado infantil en sus casas es el disponer de empleados que han recibido formación laboral para ese trabajo. Los empleados de guardería deberían tener estudios superiores de al menos dos años de universidad, con capacitación en desarrollo infantil (aunque en muchos estados esto no es un requisito), educación preescolar y entrenamiento de primeros auxilios para niños pequeños, incluyendo resucitación cardiopulmonar.

Observa cómo interactúan los empleados con los niños. Los cuidadores deberían ser responsables, entusiastas y estar bien preparados.

Asegúrate de que el centro tiene suficiente personal para que tu hijo pueda recibir la atención necesaria. El promedio aceptable de niños por cuidador varía. La Asociación Nacional para la Educación Infantil (NAEYC por sus siglas en inglés) establece las siguientes normas:

• Para bebés y niños de 12 a 24 meses, el promedio es de tres niños por cuidador si son grupos de seis, o cuatro por cuidador si son de ocho.

• Para niños de entre 24 y 36 meses, debe haber un cuidador por cada cuatro niños en grupos de ocho, uno por cada cinco en grupos de diez y uno por cada 6 en grupos de 12.

Ten en cuenta que los centros no necesitan seguir estas recomendaciones, así que deberás preguntar en las diferentes guarderías qué promedio de niños tiene a su cuidado cada empleado o maestra. Un buen centro intentará mantener grupos pequeños para estimular la interacción y el desarrollo.

Limpio y seguro

Un buen centro está limpio y es higiénico. Los suelos, las paredes, los pasillos y el área de la cocina deben estar limpios. La cocina debe estar lejos de los baños y de los cambiadores de pañales, y los botes de basura deben vaciarse con regularidad.

Asegúrate de que la guardería sigue normas de seguridad básicas. Los juguetes y las instalaciones deben estar en buenas condiciones. Si hay varios niveles, las ventanas más altas deben estar protegidas con rejas u otras barreras que impidan que un niño pueda caerse o tirar objetos. Los medicamentos y otras sustancias tóxicas deben quedar fuera del alcance de los niños, y las camitas o superficies donde se acuesten los pequeños deben ser firmes y estar ventiladas (para reducir el riesgo de muerte súbita infantil en los bebés).

Busca una guardería que tenga un área de juego exterior. Los niños deben jugar un rato al aire libre cada día porque correr y saltar es bueno para su desarrollo físico, mental y social. Si vives en una gran ciudad, donde ni siquiera los mejores centros disponen de un área de juegos al aire libre suficientemente grande, asegúrate de que cuente al menos con mucho espacio de juegos en el interior.

Si percibes una área de riesgo o poca higiene, es mejor que continúes buscando.

Fuente: Babycenter.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 1 a 5 años, 6 a 12 años, 9 a 12 meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s